Al pan, pan y al vino, vino

No se puede decir ni más alto ni más claro.

¡Qué lástima que sea en Brasil!.